Confundir la sublimación con el estampado es más común de lo que creemos, sobre todo porque se encuentran en ramos industriales similares y comparten también muchos accesorios y equipos. Sin embargo, son técnicas de transferencias de imágenes con distintos métodos y aplicaciones.

sublimar no es igual a estampar

Sublimar es diferente de Estampar.

La sublimación o termofijación es una técnica donde los diseños o imágenes pueden transferirse a una amplia gama de productos como tazas o mugs, platos, vasos, llaveros, gorras, franelas, e incluso zapatos y rompecabezas. Estos productos sublimables o blanks, como suele llamársele, pueden tener en su composición vidrio, aluminio, cerámica, telas de poliéster y acrílicos, entre otros.

Para sublimarlos, estos blanks deben estar cubiertos por una película de polímeros que serán los responsables de fijar los colores sobre ellos. Por eso, todos los blanks para sublimación deben contar con este recubrimiento, pues sin él no podrá realizarse. Por otro lado, la tinta a usar debe también ser especial y estar compuesta por polímeros que interactúen con los que tienen los blanks a sublimar.

Para que la sublimación sea perfecta, se requiere que los artículos vírgenes sean de colores blancos o muy claros. Sobre colores oscuros, difícilmente obtendremos un buen resultado, debido al comportamiento de la tinta y los polímeros ya estampados ante la luz, lo cual es una de las características propias de esta técnica.

A diferencia de la sublimación, el estampado o “transfer”, es una técnica con aplicación y objetivo muy diferente a la primera. Está hecho exclusivamente para transferir imágenes sobre telas o textiles. En este caso los diseños no se estampan directamente sobre la tela, sino que se hace sobre una película de vinilo muy delgada o sobre papel especial para transfer y luego estos se “pegan” sobre el textil en el que deseamos fijar nuestro arte o diseño. Tampoco hace falta una tinta o tóner específicos, puedes usar los mismos originales que trae equipo de impresión.

A diferencia de la sublimación, para el transfer sí podemos utilizar telas de colores claros, así como negras u oscuras. Recordando también que toda la impresión se hace sobre vinilo o papel, por lo que el color de fondo (la tela) donde se estampará ya no es vinculante con el resultado.

De todas formas, en ambos casos los procedimientos son similares, y comienzan por el diseño a sublimar y/o estampar, éste se imprime sobre un portador que puede ser de papel o vinilo, y después se le aplica calor con una plancha térmica y se deja enfriar.

Recuerda que nuestro eBook sobre “Transferencia de Imágenes por Sublimación” está disponible para descargar gratuitamente, ingresando a este link.

Si quieres blanks, insumos y equipos para sublimación, contacta a un #DistribuidorCMG en tu región.

 

Fuente consultada: https://colormake.com

Deja un comentario